martes, 8 de enero de 2013

Mis struffoli o el adiós calórico a la Navidad

Una vez tuve un novio italiano. Uno al que, con las tonterías propias de la edad, mi amiga Marga y yo, nunca conseguimos llamar por su nombre, él era simplemente "el italiano", como en una película en blanco y negro. Todo esto pasó cuando yo aún no tenía uso de razón (¡18 años!), cuando era la más ingenua entre las ingenuas y me lo creía todo. Y por creer, creía hasta que me casaría de blanco y con un vestido de princesa de cuento.


- Bonito comienzo de post Ivana... Ah no, espera, sigo siendo igual de ingenua pero ya no me apetece vestirme de princesa, me da una pereza terrible.

La obtención del uso de razón en mí fue muy posterior al novio italiano y tuvieron que pasar un par de novios más hasta que, de repente y sin hacer ruido como un pajarito, la razón llegó. De repente, maduré. Y el que cargó con las consecuencias de mi madurez recién adquirida (a los 24 años, manda narices) fue mi paciente pareja de hecho actual.

Y no, no me he casado, no sé si hacen trajes de boda más allá de la talla 42 y no quiero averiguarlo.

De mi pasión por Italia queda el arte, el recuerdo del medio novio italiano, los dulces que me gusta preparar (con la ayuda del talento portentoso de mi prima) y el sueño de tener una casita de vacaciones en la Toscana algún día.

Ingredientes para los struffoli (dulce napolitano típico de la Navidad):

250 gr. harina
2 huevos y una yema
50 gr. azúcar
La ralladura de media naranja grande
1/2 cucharadita de levadura
1/2 cucharadita de vainilla en polvo
1/2 cucharadita de limoncello


Preparación:

Triturar en el robot de cocina el azúcar y la ralladura de la naranja para que quede sumamente fino, casi polvo.

Poner la harina en forma de volcán y situar en el centro los huevos, el azúcar y la piel de naranja, la levadura y la vainilla. Amasar hasta obtener una masa homogénea, añadir el limoncello y seguir mezclando para emulsionar con la masa (podéis hacerlo también con la pala de la batidora a velocidad media)

Dejar reposar la masa al menos media hora. Separar una bola de masa que nos quepa en la mano y enrollarla haciendo canutillos largos de 1/2 cm. Hacer lo mismo con la masa restante. Cortar las tiras en pequeños trozos e ir haciendo bolitas con todos los canutillos que hemos formado (tenemos que intentar que sean bien pequeñitas porque al freírlas después, se agrandarán un poquito)

Calentar aceite y cuando esté bien caliente, ir tirando las bolitas y retirarlas rápidamente (tardan sólo unos segundos en subir a la superficie y agrandarse) para dejarlas secar sobre un papel de cocina.

Una vez todas fritas, calentamos 150 gr. de miel y, una vez retirada del fuego, añadimos las bolitas en la miel y mezclamos bien. (también podéis añadir una cucharadita de ron o limoncello a la miel, pero yo he preferido dejarlas tal cual)

Podemos decorar con nonpareils, fideos de chocolate o cualquier sprinkle que se os ocurra. Queda muy bonito disponerlas en pirámide en el centro de la mesa y coronarlas con algún tipo de decoración comestible (pero a mí no me ha dado tiempo porque sólo ha quedado un platito pequeño para poder hacer las fotos)


Y como ya empieza la carrera de postres hacia San Valentín, mi decoración ha sido de nonpareils rojos y corazones blancos.

Espero poder tener tiempo suficiente para hacer todas las recetas que tengo en mente porque las fiestas navideñas no me han dejado hornear lo suficiente.

La próxima entrada será un carrot cake, mi bizcocho de zanahoria definitivo.

Y no me voy sin deciros que ya han llegado las rebajas a la tienda y tenéis un montón de productos con rebaja, incluidos algunos de mis preferidos como los cortadores de peonía, los de tulipán rizado, moldes de silicona vintage, pastas naturales, cortadores de Lindy Smith, nonpareils...

Un beso enorme y mil gracias por estar aquí!!!

13 comentarios:

  1. Cuando vi tu foto me parecían las patatas de mi madre cuando hace el cordero jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ja ja ja ja ja.. pues ahora son patatas con corazones!!!

      Eliminar
  2. No eran cacahuetes ni garbanzos jejeje mejor así :) Gracias por la receta tiene una pintaza explendida
    besitos

    ResponderEliminar
  3. No tenía ni idea de la existencia de los struffoli pero me ha impresionado!
    Qué ganas de probarlos!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Interesante receta, tendré que probarla, si es que me da tiempo.
    besos y feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, creo que a los 18 no sólo pensamos en casarnos de blanco con tules y flores...también soñamos con tener un enamorado (término que le damos a la pareja de momento...novio le decimos al sujeto que se compromete para casarse que una)...ITALIANO...vamos, un italiano de verdad, así como en las películas, no sé si en blanco y negro, pero sí de esas romanticonas, al estilo Bajo el Sol de Toscana...ummmm...bueno, yo me casé con un casi inglés...

    ResponderEliminar
  6. Madre de dios, esto tiene pinta de estar riquísimo! Y debe engordar solo de verlo jaja (Que tortura la dieta post-navidad!!!!)

    Que gracia lo del novio italiano, pero oye, quien sabe igual te levantas un día con un desayuno en la cama y un anillo en el cupcake :)

    Un beso Ivana!

    ResponderEliminar
  7. Ufff, qué pintón tienen Ivana!!!!!! Menos mal que estoy ocupada con el curso de las MEUG que sino me liaba sola en la cocina.. jajaja.

    Un besote guapa!! :)

    ResponderEliminar
  8. Ay Ivana! Qué buenos tienen que estar esos Struffoli! No los habia visto en mi vida pero me parecen una delicia!! Yo aún no estoy en mod-on San Valentín que todavia estoy empachada de las navidades!
    Un beso
    Yaiza ¡Qué cosa tan dulce!

    ResponderEliminar
  9. !!!Hola Ivana!!! vaya cosas tan ricas ,que nos enseñas... !!!estamos como para hacer dietas jajaja !!, no se que decirte ,pues me gusta todo lo que nos pones aqui ,por eso te deseo que sigas con estas recetas tan ricas,FELIZ 2013♫ ,para ti y todas las personas que te quieren ♥Besos♥ Olga

    ResponderEliminar
  10. Me encantan!!!
    Los probé una vez hace un montón de tiempo y no sabía ni su nombre, ni la receta, ni los vi por España!

    Mil gracias!!! :D

    Un besito!

    ResponderEliminar
  11. No conocía este dulce italiano pero promete, tienen una pinta geniales. Besos

    ResponderEliminar
  12. No conocía nada similar, gracias por compartirlo, la verdad que tiene una pinta que no me extraña desaparecieran rapidamente!!
    Besos!!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario! Me hace mucha ilusión leer vuestras opiniones. Si queréis poneros en contacto conmigo también podéis escribirme a cupcakesadiario@hotmail.com

Mil besos

Translate this!!!

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified