domingo, 15 de junio de 2014

La fiesta de los cervatillos: ¡Galletas y bizcocho fácil!

Os dejo un post exprés con las galletas y la tarta que hice para la fiesta del cole del peque.


Las galletas son de vainilla y están hechas siguiendo la receta de Mensaje en una galleta con una cucharadita de vainilla bourbon en pasta. También usé su técnica del doble horneado para que quedaran más blanquitas y crujientes.

La decoración la decidí sobre la marcha y como no tenía mucho tiempo para dedicar a ello, pensé en usar sólo el perfil de un cervatillo. Al principio, pensé que quedarían muy sosas, pero una vez acabadas, me quedé satisfecha con el resultado.

Usé glasa real ya preparada a la que sólo es necesario añadir agua. Teñí una parte con Americolor chocolate brown y en la otra apliqué un poco de sugarflair extra blanco para que el blanco fuera más brillante. Usé una consistencia de glasa media (un poco más fluida que la pasta de dientes), empecé haciendo el perfil del cervatillo y rellenando seguidamente, sin dejar secar el delineado. Usé una boquilla PME del nº 2 porque son más finas que las Wilton y no se obturan tanto, por eso son perfectas para trabajos finos con glasa.

Dejé secar el cervatillo unas horas y a continuación hice toda la galleta blanca. Procedí del mismo modo, con una consistencia de glasa media hice primero el delineado de la galleta y rellené rápidamente toda la galleta (es importante trabajar bastante rápido porque la glasa se va secando y si nos paramos, no conseguiremos que quede lisa)

Dejé secar unas horas más e hice los lacitos verdes fijándolos con una gomita mínima de glasa blanca. Sólo quedaba embolsarlas y ya estaban listas para la fiesta.

Para la tarta y teniendo en cuenta que la fiesta era en un parque a pleno sol, no quise jugármela y fui a lo sencillo. Hice un pa de pessic (el bizcocho más tierno que conozco) lo corté en tres capas, rellené con Nutella®, hice una plantilla grande con el perfil del cervatillo, la posé en el centro de la tarta y espolvoreé toda la tarta con azúcar extra fino, para que el cervatillo quedara visible en la tarta.


Hice la tarta cuadrada con un molde desmoldable por un tema de comodidad. ¡Fue tan sencillo cortar la tarta en cuadraditos y que cada niño cogiera su porción sin dificultades!

A pesar de la sencillez de la tarta, debo decir que estaba deliciosa y que gustó mucho.

Os dejo la receta del bizcocho para un molde alto de 20 cm (enamorada total de estos moldes que permiten que el bizcocho salga perfectísimo)

Ingredientes:

6 huevos L
225 gr azúcar
75 gr. harina trigo
75 gr. harina de maíz
1 cucharadita de ralladura de limón ecológico
1 cucharadita de vainilla bourbon en pasta
1 pellizco de sal

Preparación:

Precalentamos el horno a 160º sólo con calor abajo.

Separamos las yemas de las claras y montamos las claras a punto de nieve con el pellizco de sal. Reservamos.

Batimos las yemas con el azúcar hasta que la mezcla blanquee (3 minutos aprox. a velocidad media)

Retiramos el bol de la batidora, tamizamos las harinas e incorporamos la mitad a las yemas, mezclando con la ayuda de una espátula muy suavemente.

Incorporamos las claras mezclando con movimientos envolventes (como si quisiéramos hacer delicadamente un paquete con la masa)

Añadimos el resto de la harina, la vainilla en pasta y la ralladura de limón. Acabamos de integrar muy suavemente para que no baje la masa.

Preparamos el molde con papel de hornear (también podemos usar sólo mantequilla y se desmolda también pero personalmente me gusta poner también el papel de hornear por asegurarme si el bizcocho sube más de la cuenta)

Horneamos 30 minutos a 160º con calor sólo abajo. Encendemos el calor arriba y calor abajo y horneamos 10 minutos más también a 160º.

Apagamos el horno y entreabrimos levemente la puerta del horno, dejamos 5 minutos.

Abrimos totalmente la puerta del horno y esperamos otros 5 minutos (este proceso es importante si queremos que el bizcocho baje lo menos posible)

Retiramos del horno, dejamos enfriar en el molde unos minutos y pasamos a una rejilla para que se enfríe totalmente.

Las fotos de este post están hechas a la carrera, como los peques en la fiesta:
¡IMPROVISANDO Y A TODA MARCHA!

Con una lira para tartas, cortamos en tres capas con cuidado porque el bizcocho es muy tierno (lo ideal es ayudarte de un levantador de tartas o utilizar la misma base del molde para moverlos) Ponemos la Nutella® en una manga y rellenamos los dos pisos de la tarta. Montamos la tarta y posamos la plantilla del cervatillo en el centro antes de empezar a espolvorear con el azúcar extra fino.

Escuchando como la heladera va fabricando un riquísimo helado de moras frescas, os dejo por hoy. ¡Un beso enorme!

11 comentarios:

  1. Qué mono te ha quedado todo. El pa de pessic con el cervatillo es muy chulis :) ¿Los lacitos los hiciste tú? Seguro que fuiste la envidia del resto de madres, jeje.

    ResponderEliminar
  2. Precioso, Ivana! No conocía el pa de pessic, me lo apunto!
    Un beso,
    Eva (Con aroma de vainilla)

    ResponderEliminar
  3. Que bonitas te han quedado, súper delicadas!! la técnica es perfecta.. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Aysss Ivana, te vi esas galletas en instagram y fue amor a primera vista!!! Que preciosidad!!! Pero si encima lo acompañas con esa tarta tan delicada, me has conquistado!!

    http://bakelosophy.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Ha quedado todo genial! Nos ha encantado. Besos

    ResponderEliminar
  6. Me quedado total y absolutamente enamorada de tus galletas. Pero qué paciencia...qué don...

    ResponderEliminar
  7. Hola! Es la primera vez que entro en este blog y te aseguro que no será la última! Estaba buscando como mejorar las fotos para el mío y me he encontrado con tu cervatillo y... Son increíbles! Enhorabuena!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario! Me hace mucha ilusión leer vuestras opiniones. Si queréis poneros en contacto conmigo también podéis escribirme a cupcakesadiario@hotmail.com

Mil besos