domingo, 20 de abril de 2014

Galletas-bolsos con transfer de chocolate... Las tres premisas: Resultones, deliciosos y sencillos.

No le tenía cogido el punto a este cortador. Por más que lo miraba no era capaz de ver en él un diseño con glasa. Las imágenes en que lo veía convertido en galleta y decorado con fondant no me convencían y quería hacer algo distinto de las galletas pintadas que tanto he disfrutado haciendo últimamente. 


Pensé en usar chocolate para decorarlas pero miraba la colección de transfers y seguía sin ver el cómo. Sólo me decidí a decorarlas con el transfer de encaje viendo un escaparate en una tienda de bolsos y zapatos: Un bolso de encaje con flores y fondo rosa se erigía como un rey y me llamaba a gritos. No me lo compré, no. Pero decidí cómo serían mis galletas-bolso.


Y hasta aquí la aventura del bolso. La receta de las galletas no tiene ningún secreto porque usé el preparado de harina y azúcar para galletas de Funcakes (a pesar de no ser muy partidaria de los preparados, tengo que reconocer que me encanta cómo consigue redondear las galletas, cosa que me resulta estéticamente bonita para según qué galletas vaya a hacer, además de estar riquísimo)

Para hacer el agujerito del asa del bolso he usado una boquilla Wilton grande (1M, 2D, 4B...)


Preparar el transfer es bastante sencillo:

1. Calentamos chocolate (he usado chocolate de cobertura Torras 70% cacao) al baño María.

2. Dejamos templar el chocolate poniéndolo al baño María pero esta vez con agua helada para enfriarlo hasta que alcance una temperatura de unos 27º aproximadamente.

3. Volvemos a calentar el chocolate al baño María hasta que alcance la temperatura de 32º.


4. Vertemos el chocolate atemperado sobre la lámina del transfer (con la parte que tiene la manteca de cacao encima)


5. Con la ayuda de una paleta estiramos el chocolate sobre toda la superficie del transfer hasta que tenga un grosor aproximado de 3 mm.

6. Dejamos en el frigorífico hasta que el chocolate adquiera un tono mate.



7. Cortamos los bolsos con la ayuda del cortador metálico.

8. Ponemos de nuevo en el frigorífico al menos 15 minutos más.

9. Retiramos del frigorífico y con cuidado separamos la hoja de transfer de nuestros bolsos de chocolate.

10. Fundimos un pelín de chocolate y lo usamos como "pegamento" para fijar nuestros bolsos de chocolate sobre la galleta.



Sólo me queda desear que hayáis pasado una feliz Semana Santa y anunciar que el próximo sábado estaré en la feria DIY de referencia: El Hand Made Festival de Barcelona en el recinto de Montjuich. 



Será el sábado en un curso especial para aprender a hacer rosas, crisantemos y glaseados perfectos. El curso está organizado por la editorial Planeta y además de tener un fantástico precio, el curso incluye un ejemplar de mi libro de recetas y tutoriales.

Podéis hacer vuestra reserva aquí. ¡Os espero!

domingo, 6 de abril de 2014

Cupcakes de vainilla y macadamia con mascarpone escondidos detrás de una jaula de galleta.

La culpa de la ambientación de este post la tiene el cortador de jaulas de Cakes by Bien. Yo no soy una experta en galletas decoradas pero desde que mi marido me lo regaló, no pude parar de mirarlo buscándole una utilidad distinta, algo que fuera un poco más original. 


Al final, decidí que la jaula de galleta sería como una máscara que cubriría una receta que tuviera un sabor especial. Probé el helado Häagen-Dazs de vainilla y macadamia muy tarde en mi vida y casualmente no fue en España, fue en un viaje a Luxemburgo con mi amigo Thomas, en una noche de "no cena", de sofá, película y litros de helado. Ese es el motivo de la combinación de sabores en esta receta.

La preparación de la jaula de galleta no fue muy sencilla de planteamiento para mí porque tengo poca experiencia en galletas algo flexibles y eso es lo que necesitaba, que no se rompieran al curvarlas. Así que, es un lujo para mí poder contar con Miriam y Estíbaliz de Mensaje en una galleta y su definitiva receta de galletas de vainilla. Miriam me explicó lo que tenía que hacer: Sustituir una parte del azúcar de la receta por glucosa, y así lo hice.

Al final, la receta quedó con estas proporciones:

200 gr mantequilla
100 gr azúcar glas
50 gr glucosa
1 huevo
1 cucharadita de vainilla en pasta
1/2 cucharadita de sal
400 gr harina

Para poner la jaula en el horno el tema se complicaba porque necesitaba un soporte de media esfera alargado que soportara la temperatura del horno. Después de mucho pensarlo y no encontrar esa media esfera,  decidí que hornearía sobre un soporte redondo. Para evitar que se moviera dentro del horno, puse papel de aluminio como si fuera la bandeja sobre la que se soportaba. De todos modos, tuve que tener muchísimo cuidado al sacar del horno porque si se movía el papel de horno, podían romperse las galletas.


No pude evitar que las galletas se extendieran un poquito hacia abajo porque no tenían tope, por eso os digo que lo mejor hubiera sido una forma semicircular debajo.

Para decorar las galletas usé la misma técnica del post de las galletas para Simón (que también es una técnica de Mensaje en una galleta) e hice con glasa los barrotes de la jaula, los pinté con pintura metálica plata y un pincel muy finito. También hice los pajaritos de galleta con unos cortadores de Cakes by bien.



Espero que os guste el resultado. La verdad es que una vez terminado, me pareció que había conseguido algo bastante cercano a lo que yo buscaba: una máscara de galleta para un recetón que bien lo merecía.

Cupcakes de vainilla, macadamia y mascarpone

Ingredientes:

2 huevos L
100 gr azúcar
60 ml aceite de oliva
130 gr harina
1 cucharadita de levadura en polvo
125 gr queso mascarpone en crema
1 cucharadita de vainilla bourbon en pasta
30 gr. nueces de macadamia


Preparación:

Precalentamos el horno a 170º y preparamos la bandeja con las cápsulas elegidas.

Tamizamos la harina junto con la levadura. Reservamos.

Picamos las nueces hasta conseguir un tamaño pequeño (pero que no sea polvo, queremos que se note el toque crujiente en la base del cupcake) Reservamos.

Batimos los huevos con el azúcar hasta que emulsionen bien.

Añadimos el aceite poco a poco mientras seguimos batiendo a velocidad media-baja.

Incorporamos el queso y seguimos batiendo.

Agregamos la harina muy lentamente, a cucharadas, mientras batimos a la velocidad mínima hasta que se integre.

Retiramos el bol de la batidora e incoporamos las nueces a la masa, mezclando suavemente con una espátula hasta que se repartan bien.

Rellenamos las cápsulas de los cupcakes hasta los 2/3 de su capacidad y horneamos 20-22 minutos a 170º o hasta que, al pinchar con una brocheta, ésta salga seca.

Retiramos del horno, esperamos a que la bandeja no queme (1-2 minutos) y retiramos los cupcakes para pasarlos a rejilla de enfriamiento.

Para decorar estos cupcakes usé una de mis recetas de cabecera pero le añadí tres cucharaditas de pasta de macadamia para "cuadrar" el sabor de la receta.


Crema de queso de macadamia

Ingredientes:

250 gr queso mascarpone
200 gr nata líquida para montar 35,1% de materia grasa
2 cucharaditas y media de pasta de macadamia
1/2 de cucharadita de gelespessa (goma xantana) o 1/2 cucharadita de instangel (gelatina en polvo)*

Preparación: 

Batimos el queso y la nata bien fríos mientras vamos añadiendo el azúcar previamente tamizado a cucharaditas. Hacemos este proceso de montado a velocidad media.

Cuando veamos que le queda muy poquito tiempo de montado (en el caso de mi batidora 2 minutos y medio es suficiente) añadimos la pasta de macadamia y el estabilizante. Realizamos un último batido rápido a velocidad máxima para incorporarla.

*La goma xantana o la gelatina en polvo las añado para darle algo más de consistencia a la crema, para que me sea más sencillo que los bordes del glaseado queden más lisos a pesar de ser una crema que incorpora mucho aire en su preparación.

Y... siguiendo mi obsesión por las jaulitas, ya tengo el cupcake jaula y la galleta jaula ¡Sólo me queda la tarta!

Esta es una imagen del proyecto de fin de curso de mi curso online Super Cupcakes
en La Tallerería.

sábado, 29 de marzo de 2014

Tarta de vainilla "chispeada" de Chocolate con frutas del bosque

Hoy empiezo el post con una confesión: Tal como odio los tropezones en los yogures, me apasiona encontrar trocitos en los bizcochos. Nunca puedo negarme a poner frutas frescas cortadas o frutos secos escasamente triturados que le den un punto distinto al bizcocho.


Con estas "chispas" del nuevo chocolate para repostería de Torras, mato dos pájaros de un tiro. Tengo el sabor y la intensidad del chocolate negro y tengo el punto ácido de los frutos del bosque que lo acompañan. Tienen un tamaño distinto, mucho menor que unas gotas de chocolate al uso y se reparten homogéneamente proporcionando un toque sutil en toda la tarta y un toque más intenso y un poco crujiente en la parte dónde te sorprende una chispa de mayor tamaño. Me encanta como quedan en el corte, el bizcocho gana en aspecto.

Ingredientes: (para un bizcocho de 15 cm)

3 huevos L
100 gr azúcar
100 gr harina
1 cucharadita de vainilla en pasta


Preparación:

Precalentamos el horno a 180º y engrasamos el molde (yo he usado uno de 10 cm x 10 cm de alto pero me ha sobrado masa, por eso os indico que con esta cantidad de la receta podéis hacer una tarta de 15 cm)

Separamos las claras de las yemas y montamos las claras a punto de nieve, bien firmes. Reservamos.

Batimos las yemas con el azúcar hasta que se integren y añadimos la vainilla en pasta.

Retiramos el bol de la batidora eléctrica e incorporamos las claras al bol mezclando muy lentamente con movimientos envolventes (para que no nos "baje" mucho la mezcla)

Una vez integradas las claras, empezamos a añadir la harina (previamente tamizada) a cucharadas, mientras seguimos mezclando suavemente para no echar a perder el aire incorporado en la masa.

Agregamos el chocolate y mezclamos suavemente.

Horneamos 30 minutos aproximadamente a 180º, vigilando la cocción (y sin abrir la puerta del horno) A partir del minuto 25 podemos comprobar la cocción y si vemos que nos parece ya hecho, simplemente pinchamos con una brocheta, si ésta sale limpia, el bizcocho ya estará listo.

Cerramos la temperatura del horno y abrimos la puerta, dejamos circular el aire con el bizcocho en el horno durante aproximadamente 2 minutos y retiramos a rejilla.

Dejamos en el mismo molde durante 10 minutos aproximadamente, desmoldamos y dejamos en rejilla de enfriamiento. 


Para rellenar y cubrir:

Envolvemos el bizcocho en papel de film y llevamos a la nevera por unas horas para que tome cuerpo y sea más sencillo de cortar sin desmigar.

Retiramos de la nevera y nos aseguramos que el bizcocho esté nivelado (podemos ayudarnos de un nivel) Si ya está recto, cortamos con la ayuda de una lira para conseguir cortes iguales y poder rellenar.

Preparamos nuestra crema de mantequilla de merengue suizo de frambuesa (SMBC)

Ingredientes:

60 ml agua
80 gr azúcar
220 gr mantequilla pomada
2 cucharaditas de pasta de frambuesa

Preparación

Hidratamos la albúmina con el agua. Dejamos reposar hasta que se disuelva del todo, mezclando con fuerza para eliminar los grumos de la albúmina.

Ponemos el azúcar y la albúmina al baño María sólo hasta que el azúcar se disuelva (tenemos que tener cuidado de no pasarnos con la temperatura, sólo hasta que ya no se noten los granitos del azúcar)

Pasamos al bol de la batidora y montamos el merengue hasta conseguir que esté brillante y firme.

Cortamos la mantequilla a temperatura ambiente en dados y la vamos incorporando al merengue poco a poco mientras seguimos batiendo a velocidad media (llegará un momento que parecerá que ser corta, pero si seguimos batiendo, la crema se volverá suave y brillante)

Incorporamos dos cucharaditas de pasta de frambuesa e incorporamos con un último batido.



Sólo nos queda cubrir la tarta y decorarla. Para este caso he usado fondant Sweet Art. Me lo recomendó María, compañera en La Tallerería y profesora del curso de Tartas perfectas, no lo había probado aún y tengo que decir que es el fondant con el que me parece más sencillo forrar hasta el momento, no se quiebra en absoluto. Aunque tiene un ligero sabor cítrico, está muy rico. Sigo prefiriendo forrar con fondant Squires Kitchen para otros sabores de tartas en los que el cítrico no cuadra, pero Sweet Art me parece una excelente opción.

Para decorar, he hecho unas amapolas pequeñas de pasta de goma con los cortadores de pétalo de rosa. Las hojas están marcadas con un nervador que les da un realismo que no consigo con el cortador con expulsor y maquilladas según el tutorial que tengo en el blog (aunque en este caso no las barnicé, las dejé al natural, sin brillos)

La tarta no está excesivamente decorada, tiene pocos detalles pero creo que, aún con poco, el aspecto final es bastante resultón y podría ser la protagonista de cualquier celebración especial.

Antes de irme, recordad la promoción que tenemos ahora en la tienda con la gama de chocolates para repostería de Torras: Por la compra de dos unidades, regalamos 300 gr de chocolate 70% de cobertura (el que yo uso para la ganaché y para las coberturas)


Espero que os haya gustado el post... ¡Feliz fin de semana a todos!

sábado, 22 de marzo de 2014

Tigretones caseros con paso a paso

Este post era totalmente necesario después de las Panteras rosas caseras. 


Sobre todo después de que rememorara esas tardes con mi prima Eugenia, merendando pastelitos y Cacaolat, riéndonos e intentando no manchar el impoluto comedor de mi tía Isabel (un ser tan perfecto que a mí me parecía que un día se iba a romper como la porcelana) 

Yo era más pequeña y regordeta que mi prima Eu y ella me parecía el ser más maravilloso de la tierra. Delgadísima y con la postura grácil que yo no tendría jamás. Siempre comía pastelitos de dos en dos y parecía no engordar. Yo sólo comía porquerías (como mi madre las llamaba y las sigue llamando a pesar de que es una auténtica adicta al dulce) muy de tanto en tanto porque mi tendencia a engordar era tremenda... La misma que ahora, para qué nos vamos a engañar.

Este post, como el de las Panteras, es una receta que a mí me ha apasionado hacer y a los de casa les ha encantado probar. Así que para mí, panteras y tigretones son ya indispensables.


Tigretones caseros

Ingredientes para la masa de los Tigretones:

2 huevos L
100 gr azúcar
50 gr harina de almendra (o almendra en polvo muy fina)
4 cucharadas de maicena
1/2 cucharadita de levadura en polvo
1/4 cucharadita de vainilla en pasta
10 gr cacao puro en polvo sin azúcar

Preparación:

Precalentamos el horno a 170º y engrasamos el molde pincelándolo con mantequilla o aplicando un spray desmoldante.

Tamizamos la maicena, la levadura y el cacao. Reservamos.

Batimos los huevos junto con el azúcar hasta que se integren.

Añadimos todos los ingredientes secos (almendra y mezcla de harina y cacao) poco a poco, batiendo a velocidad mínima.

Incorporamos la vainilla y realizamos un último batido suave.

Rellenamos los huecos de nuestro molde hasta algo menos de la mitad de su capacidad y horneamos 11 minutos a 170º aproximadamente.

Retiramos del horno y dejamos reposar en el molde dos minutos y retiramos con mucho cuidado de no romper las pequeñas planchas de bizcocho.

Relleno y cobertura:

Para rellenarlos he usado mermelada de albaricoque y nata para montar con 35,1% de materia grasa.

He montado 250 ml de nata con dos cucharadas de azúcar extra fino y 1 cucharadita de gelespessa para darle más estabilidad a la nata y conseguir que aguantara bien en los pastelitos.

Para cubrirlos he usado chocolate de cobertura 70% cacao de Torras.

Y aquí os dejo el paso a paso en imágenes una vez batida la masa de bizcocho:

Rellenamos los huecos de nuestro molde hasta la mitad aproximadamente y horneamos.
Damos un pequeño golpecito al molde sobre la encimera para eliminar las burbujas de la masa.

Retiramos con cuidado del molde y dejamos sobre un papel de horno

Ponemos un papel de horno encima 

Vamos recortando el papel de cocina para poder enrollar individualmente cada pastelito

Los enrollamos con cuidado, haciendo una ligera presión y los 
dejamos enfriar totalmente en una rejilla 

Desenrollamos el papel de cocina con delicadeza para no romper los rollitos de bizcocho

Este es el aspecto que deben tener una vez retirado el papel de horno

Desenrollamos con cuidado y ponemos una primera capa de mermelada de melocotón. 
La estiramos bien por toda la superficie del pastelito dejando una capa bien fina.

Hacemos lo mismo con la nata, la ponemos como segunda capa y alisamos bien hasta 
obtener una capa fina (si la hacemos muy gruesa, todo el pastelito desbordará y no 
será nada fácil cerrarlo)

Enrollamos todos los pastelitos con cuidado y sin hacer presión para evitar que la nata
y la mermelada desborden el pastelito (si desbordaran un poco, podríamos retirar con
una espátula pero vamos a intentar que nos quede lo más perfecto posible el acabado
para no tener luego dificultades a la hora de cubrirlos con el chocolate)
Llevamos a la nevera una hora como mínimo.

Fundimos el chocolate al microondas o al baño María hasta que esté bien fundido y procedemos
a atemperarlo. Enfriamos el chocolate poniendo el bol sobre otro bol con agua muy fría
(como si estuviera al baño María pero con agua fría) hasta que alcance una temperatura
 de unos 27º aproximadamente. Volvemos a calentar al baño María o al microondas
hasta que alcance una temperatura de 32º. 

Volteamos los pastelitos sobre el chocolate fundido y dejamos secar sobre una bandeja
cubierta con papel de horno. Llevamos a la nevera para que el chocolate solidifique.

Consejos o aclaraciones:

· He atemperado el chocolate para evitar las indeseables manchitas que le salen cuando no atempero y también para que endurezca bien. Si no tenéis termómetro y no hacéis el atemperado, esperad al menos a que el chocolate no esté recién fundido y se haya templado un poquitín.

· Como están rellenos de nata, estos tigretones necesitan nevera sí o sí. No podéis conservarlos dos días fuera de la nevera. Si quisierais una mayor durabilidad del interior, podríais recurrir al mismo relleno que usé en las panteras rosas. Por supuesto esta afirmación cae en saco roto si los hacéis en verano o con temperaturas exteriores altas. Entonces la nevera es indispensable pongáis el relleno que pongáis porque el chocolate se derretirá.

· No os animéis rellanando mucho, lo mejor es hacer una prueba con el primer pastelito para saber el grosor de relleno que no hará desbordar el pastelito cuando lo enrolléis. Enrollad con delicadeza y sin hacer mucha presión.


La verdad es que el molde para mini pastelitos me ha solucionado mucho todo el trabajo porque es de la medida exacta del pastelito y no me obliga a cortar y a medir con el riesgo de desmigar el bizcocho.

Nada más por hoy, espero que os guste la receta y lo más importante, que la hagáis y la disfrutéis también.

Estad atentos a la tienda el lunes, estamos preparando una promoción con la gama de chocolates para repostería de Torras que os va a encantar. ¡Feliz fin de semana!

¡Animaos a comentar! (últimamente casi todos los comentarios me llegan mayoritariamente a través de las redes sociales y me encanta poder tenerlos aquí para poder releerlos cuando recuerdo las recetas)

Por cierto... ¿Sois de Pantera o Tigretón?

sábado, 15 de marzo de 2014

Mini tarta de frambuesas y yogur griego

La semana pasada fueron los arándanos y hoy les toca el turno a las frambuesas.


Me gusta muchísimo el sabor de las frambuesas frescas y esta receta está hecha con ellas, pero debo admitir que no siempre son sencillas de encontrar donde yo vivo. Así que siempre tengo en la nevera una bolsa de frambuesas congeladas de las que venden en el supermercado.

Las frambuesas congeladas funcionarían bien en esta receta pero lo ideal es hacerla con fruta fresca. Si optáis por las frambuesas congeladas debéis asegurar que todo el exceso de agua que desprenden cuando se descongelan, sea eliminado. Yo suelo ponerlas en papel de cocina y les voy dando la vuelta muchas veces, pero aún así, desprenden siempre un poquito de agua.


Esta receta la imaginé cuando mis ojos se toparon con estos moldes para mini tartas rosas. No podía evitarlo: El capricho estaba servido. Y la verdad es que funcionan a la perfección y mantienen su apariencia intacta. Una vez horneada la tarta, el molde rígido tiene una línea de puntos en la base que te permite retirarlo y dejar sólo una base a modo de soporte para facilitar el corte (en la imagen del corte puede apreciarse en segundo plano)

Me parece un molde precioso y con esta receta creo que luce mucho. Incluso sin necesidad de decoraciones extra.

Tarta de yogur y frambuesas

Ingredientes: (para una mini tarta de 13 cm y 6 cupcakes tamaño estándar)

2 huevos L
150 gr azúcar
120 ml aceite oliva suave
170 gr harina
2 cucharaditas de levadura en polvo
1/2 cucharadita de ralladura de limón*
2 cucharaditas y media de zumo de limón
120 gr yogur griego
120 gr frambuesas frescas
Azúcar para decorar


Preparación:

Precalentamos el horno a 180º.

Tamizamos la harina junto con la levadura. Reservamos.

Cortamos las frambuesas en mitades y reservamos.

Batimos los huevos con el azúcar a velocidad media hasta que se integren bien.

Añadimos el aceite poco a poco, en forma de hilo.

Incorporamos la ralladura y el zumo de limón y batimos suavemente hasta que emulsione.


Incorporamos la harina a cucharadas mientras batimos a velocidad mínima. Cuando tengamos la mitad de la harina incorporada, agregamos el yogur y seguimos batiendo también a velocidad mínima. Acabamos de añadir la harina.

Retiramos el bol de la batidora e incorporamos las frambuesas. Mezclamos suavemente con la ayuda de una espátula. Guardamos unas cuantas mitades para poner en la superficie de la tarta.

Vertemos la masa en el bol hasta rellenar los 3/4 de la superficie. Ponemos las frambuesas repartidas en su superficie.

A las magdalenas no les puse azúcar en la superficie pero la capa crujiente de la tarta
es mucho mejor, así que os recomiendo que se lo pongáis.

Vertemos también unos pequeños cúmulos de azúcar blanco sobre la superficie de la tarta.

Horneamos 50 minutos a 180º, con calor arriba y calor abajo. A partir del minuto 40 aproximadamente podéis ir controlando cómo se está dorando la tarta e incluso podéis controlar la cocción pinchando con una brocheta (cuando salga limpia, la tarta estará lista)

Si horneáis en forma de magdalenas la cocción será de aproximadamente 20-22 minutos a 180º también.

* Siempre que hago ralladura de limón y de naranja, la hago con frutas ecológicas porque así me aseguro que la piel es más natural y no ha sido tratada con agentes químicos. 


No lo digo sólo, lo afirmo y estoy más que segura: ¡Os va a encantar!

El lunes empieza la segunda edición de nuestro taller online Super Cupcakes... ¿Todos preparados para la acción?

Y sí, para los que no llegasteis, pronto anunciaremos nuevas fechas.


miércoles, 12 de marzo de 2014

La aventura de las galletas para Simón, sí, aventura.

Parece que me pase la vida horneando para ocasiones especiales pero no, no es así. Las ocasiones especiales se ciernen sobre mí de tal manera que pocas veces soy capaz de reaccionar a tiempo. Y no es que no esté avisada, no. Me disperso en multitud de recetas que "necesito" hacer para el blog y después, cuando llega una celebración, siempre me pilla por sorpresa.


Poniendo como única excepción el cumple de mi peque (que empiezo a preparar un mes antes de la fecha), con el resto de acontecimientos suelo ser un desastre.

Total, que en esta operación desastre estoy yo, cuando caigo en la cuenta de que no he hecho las galletas que llevo pensando hace tiempo para Simón, el bebé de mi amiga Marina que acaba de nacer (un poquito antes de tiempo, todo sea dicho)  

Esta tarde me escapo a conocerlo... Y son las 12 de la mañana. ¡Ay, Ivana, ay!


Así que para hacerlo algo más sencillo decido usar un preparado para galletas porque es uno de los productos estrella de la tienda y sé que salen buenas. Sólo añado 3/4 de cucharadita de vainilla bourbon en pasta para potenciar el sabor.

Sin tiempo a que enfríen demasiado, las horneo. Fácil y rápido. Las galletas se redondean un poco pero, como por arte de magia, están aún más bonitas así.

Me dispongo a preparar la glasa pero, más que consciente de que no secará a tiempo, desisto. Por un momento pienso en cubrirlas con fondant pero no, se impone la cordura y recuerdo la técnica de mis amigas Miriam y Estíbaliz de Mensaje en una galleta (gracias chicas, es espectacular)


Es una técnica que ya he probado en otro de mis experimentos (que espero poder enseñar muy pronto) y que me encanta. Consiste en mezclar colorante blanco en polvo con un poco de vodka y una gota del colorante en gel elegido, en mi caso turquesa, para obtener una textura como de pintura (no de acuarela) y pintar directamente sobre la galleta con un pincel un poco grueso.

La primera vez que utilicé esta fantástica técnica me pasé de textura espesa y conseguí el efecto craquelado-roto casi por casualidad. Como me encantó, decidí convertirla en una técnica de cabecera para mí. Rápida y sencilla... ¿Qué más se puede pedir?  

Que se seque a tiempo para las 4 de la tarde.

Y se seca. Por supuesto.


Mientras las galletas se secan voy a preparar la decoración. Me decido por un molde de silicona de animalitos bebé que me parece precioso y al que aún no he prestado la suficiente atención. Relleno los huequecitos del molde con pasta de goma y pongo el molde medio minuto en el congelador (truco para desmoldar rápida y fácilmente) 

Desmoldo todos los animalitos y los "maquillo" con cuidado con colorantes en polvo. Con pinceles extra finos y colorantes en pasta pinto los ojos y los detalles (como las manchitas de la jirafa bebé)

Sólo me queda ponerlos en las galletas (y no necesito pegamento comestible porque la pintura aún está algo húmeda)


El resultado me gusta y, pese a las prisas, estoy contenta cuando las veo acabadas. Espero que os gusten y practiquéis esta técnica, creo que queda preciosa. Ya me contaréis.

Pd. Ante las preguntas: Los cortadores usados en este post son los de letras grandes de Wilton

lunes, 10 de marzo de 2014

Super mosaico de magdalenas caseras y ganador del sorteo!

Este es un post bólido porque aunque quería esperar a tener preparada bien la próxima receta e incluir el resultado del sorteo y el mosaico en él, cuando he visto terminada la imagen final, la impaciencia se ha apoderado de mí y he querido publicarlo corriendo para que lo vierais cuanto antes.


Me parece un mosaico espectacular y tengo que dar las gracias una y otra vez a todos los que habéis participado en un sorteo que a priori pedía algo más de implicación, que no buscaba un aumento de seguidores, tan sólo que todos pudiéramos hacer algo juntos. Quería ser un premio a la implicación que me demostráis día a día cuando dejáis comentarios en el blog y en las redes sociales o cuando me mostráis los postres que creáis en vuestras casas. Eso es lo que más me ha llenado de la experiencia. Y la repetiré, por supuesto.

Y si más, os dejo el nombre de la ganadora de los 8 moldes básicos: Esther García Lozano. ¡Felicidades!


Y para todos los que habéis participado en el mosaico: Si queréis la foto en un poco más de calidad de la que se puede ver aquí, escribidme a cupcakesadiario@hotmail.com y os enviaré la imagen con más resolución de lo que se ve aquí porque es verdad que son tantas imágenes que cuesta localizarlas todas (pero dadme unos días para que pueda ir enviándolos todos)

¡¡¡Un beso y feliz semana!!!

Translate this!!!

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified